(Lo siguiente es la adaptación del guión de un podcast que trata un tema del que me gustaría hablar en el futuro. Espero que funcione como una Introducción para lo que vendrá) 

Seguro que en el último tiempo escuchaste muchísimas veces hablar de Inteligencia artificial (IA). Estamos en un momento donde esas tecnologías lo absorben todo.

Por ejemplo, recién googlié noticias que tienen esas palabras en el titular y obtuve estos resultados:

“Este artista usa inteligencia artificial para hacer retratos realistas”

“La Inteligencia Artificial, ¿será el súper poder del futuro?”

“La inteligencia artificial que engañó a varias empresas”

Incluso esta semana nos encontramos con la noticia de un escritor que utiliza inteligencia artificial para publicar un blog que hablaba de IA. (¿Será que nosotros hicimos lo mismo acá?)

Todos esos títulos están pensados para explotar el hecho que la mayoría de las personas no saben con certeza que es una IA. Los autores tratan de usar ese desconocimiento para generar cierto impacto y lograr que le des click a la nota.

Es que en definitiva, para la mayoría de nosotrxs, el primer encuentro que tuvimos con una inteligencia artificial fue a través del cine. Esto me recuerda a ULTRON. En una de las muchísimas películas de Marvel, Ultron es una inteligencia artificial creada con muy buenas intenciones. Pero luego algo sale mal. Y se da cuenta de que los humanos son la mayor amenaza de la Tierra. Entonces decide exterminar a todo lo vivo en el planeta. 

Esta lógica se va repitiendo, y con algunos cambios va apareciendo en muchas muchas pelis. (Terminator, Matrix, …) 

Y la verdad que nos deja con un poco de miedo sobre el tema. 

¿Qué onda la inteligencia artificial? 

¿Es jugar con fuego desarrollar ese tipo de tecnologías?

¿Nos van a exterminar?

Si bien son preguntas que me encantan, está claro que no importa la respuesta si no entendemos que son las IAs. Así que volvamos al principio:

Las IA detrás de los fantasmitas no aprendieron en sus 40 años de vida nada nuevo. Pero hoy existen otras que sí pueden aprender.

¿Qué es la inteligencia artificial?

Cuando hablamos de I.A. estamos hablando de un sistema que imita ciertos comportamientos de los humanos. En especial aquellos comportamientos que las personas consideramos como propios de las mentes humanas. Por ejemplo: percibir, razonar, aprender y resolver problemas. 

La revolución actual, y el interés de este texto, están centrados en aquellas IA que aprenden, esa característica las separa de cualquier otro algoritmo. Recordemos también que un algoritmo es un conjunto ordenado de operaciones o tareas que permite hallar la solución de un problema. Por ejemplo, en la primera clase de programación, mi profesora me enseñó que la receta de la tarta de zapallitos es un algoritmo. Si bien eso es un poco inexacto, nos sirve para empezar a hablar de todo esto. Ella decía que la receta es un algoritmo porque en la receta nos dicen paso a paso lo que tengo que hacer para resolver la cena.

Cuando codificamos los algoritmos, para que la computadora los pueda ejecutar, estos algoritmos se transforman en programas, en apps o en páginas web. 

El tema acá es que nadie habla de que la receta de zapallitos es una inteligencia artificial. Esto es porque como te adelanté antes, lo importante es esa función que tienen las inteligencias artificiales. La función que les permite aprender

Volviendo a la peli de Ultron. En ese bodrio hay una escena genial. Ultron arranca, se despierta, y con solo 30 segundos en internet, aprende muchas cosas. Aprende que la humanidad no tiene un rumbo. Que los Avengers tienen su lado oscuro, y que los humanos nos estamos matando unos a otros. De toda esa data a la que se expone llega a una conclusión: si su misión es tratar de ayudar, solo le queda matar a todos. 


Cuando queremos que una inteligencia artificial haga algo, necesitamos que aprenda. Eso es lo especial de una IA. Cuando la construimos, no le vamos a decir los pasos para hacer una tarea, como en la tarta de zapallito. Le tenemos que mostrar muchos ejemplos de cómo queremos que haga las cosas. (Como le pasó a Ultrón con internet). Esto se llama entrenamiento y es muy importante.
En este punto para dar el siguiente paso tenemos que entender ese entrenamiento, y les propongo otro ejemplo.

Cuando nosotros sacamos una foto, nuestro celular, las redes sociales, y muchas otras apps reconocen automáticamente donde hay una cara. Ese reconocimiento facial, se da porque hay una inteligencia artificial que está haciendo su trabajo. Fue entrenada para reconocer caras. Si nos remontamos a la prehistoria de Facebook, cuando empezamos a usar esa red social te daba la opción de “etiquetar” a un amigo en una foto. Entonces vos ibas, subías la foto y seleccionabas con un cuadradito donde estaba la cara de Juan y le decías “ este es Juan”. 

Luego, y muchas muchísimas millones de fotos después, ya tenían la información suficiente para poder entrenar una inteligencia artificial. Básicamente le dijeron a la IA “che, en todos estos recuadros hay caras”. Y con un poco de matemática, lograron entrenar una IA con éxito. A partir de ahí, cuando subís las fotos ya reconoce automáticamente las caras. 

Pero no se quedaron ahí. Facebook también tenía la info de miles de fotos de Juancito y otro tanto de cada uno de sus amigos. Con esa data lograron reconocer qué persona aparece en cada foto. A partir de ahí, no te pregunta si querés etiquetar a un amigo… ¡Sino que te avisa directamente quién aparece en la foto!

Esa es la forma en que las inteligencias artificiales logran hacer eso que hacen. Se entrenan para reconocer algún tipo de patrón en la información que analizan (en este ejemplo, las fotos). Ahí aparece esa función que las diferencia, de esta forma aprenden.

Lo que esas pelis no nos dicen, es que hasta ahora esos entrenamientos son muy específicos. No pasa, normalmente, que una inteligencia artificial haga algo distinto para lo que fue entrenada. Digo “normalmente” porque a veces puede fallar. Y esos fallos son muy interesantes. 

Como vimos la información de entrada es clave en todo este proceso de entrenamiento. En el caso del reconocimiento facial, esas millones de imágenes son necesarias para que todo funcione bien. 

Pero supongamos que entrenamos solo con fotos de un grupo de gente rubia sacada de un catálogo de modelos publicitarios. Lo más probable es que luego del entrenamiento la inteligencia artificial no reconozca a pelirrojos, ancianos, o alguien con un bello tatuaje en la cara.
Esto que parece un poco raro ¡pasó! Hace un par de años los celulares que tenían reconocimiento facial para el desbloqueo, tuvieron que re-entrenar su IA con criterios más amplios en los datos de entrada para que funcionara bien en todo el mundo, contemplando otras edades, colores y estilos de caras. Básicamente que la inteligencia artificial no discriminara.

Tay-bot duro solo 16 horas online. Preparado para escribir en Twitter, lo dieron de baja por mensajes ofensivos, racistas y con contenido sexual. ¿Con qué información lo habían entrenado?

“No nos preocupemos por Ultron. Preocupémonos por lo que subimos a twitter.”

Como ven. Entrenar una inteligencia artificial puede ser complejo. En especial recolectar tanta información. Se necesita mucha info y esta información tiene que ser muy variada. Entonces ¿por qué en vez de entrenar una IA no utilizamos algoritmos clásicos? Digo, como el de la tarta de zapallitos.

Los programadores, cuando tenemos que describir los pasos que se tienen que seguir para realizar alguna tarea (hablo de los algoritmos que codificamos en los programas), nos encontramos con ciertas limitaciones. En especial, todo lo que tenga que ver con imitar el comportamiento humano nos resulta muy complicado. ¿Cuál es la receta para que la computadora pinte como Van Gogh? ¿Cuáles son las relaciones que hay que hacer para recomendarte una nueva banda y que te gusten las canciones? ¿Cómo puedo saber si un e-mail es spam? ¿Qué tengo que hacer para conducir un auto con prudencia?

Para ninguna de estas preguntas la solución es una simple lista de pasos a seguir. Ahí es donde usamos IA. 

Mucho del avance de las IA tiene que ver con la cantidad de información que regalamos a diario. Tu información, la que subís todos los días a tus redes sociales, aplicaciones, e incluso juegos, forma parte de esa interminable cantidad de datos que se necesitan para entrenar a las Inteligencias artificiales. Por eso Google, Facebook y otro puñado de compañías están creciendo tanto. Crecen gracias a tus datos.

Hay mucho para hablar en relación con los dilemas éticos que van apareciendo en torno al uso de las IA. En gran parte porque lo que aprenden, no podemos transformarlo en conocimiento para las personas. Pocas veces podemos ver dentro de una IA y entender qué patrones encontró en esa información con la que la entrenamos. Ese es uno de sus grandes problemas. Por ahora no le damos el control de cosas críticas, porque no podemos explicar mucho de lo que aprenden, pero hay una IA que está al alcance de tu mano y con la que podrás hacer algunas pruebas para intentar ver qué aprendió de vos. 

Cuando escribís en tu celular, todo el tiempo el “predictivo”  te dice 3 palabras que cree que pueden continuar tu texto. Son 3 palabras que aprendió que suelen estar a continuación de la última palabra que escribiste. También le agrega un poco el contexto, cosa de que la predicción sea lo más coherente posible. 

Esta IA se entrenó con todos los textos que alguna vez escribiste en tu celular. 

Te propongo un juego: escribí una frase en los comentarios de esta nota y que la complete la IA. En realidad la completarás eligiendo sólo las palabras que salgan en el predictivo. Si todo sale bien, vamos a tener una bella poesía robot. 

Yo elegí la frase “la inteligencia artificial es…” y continuando con palabras sugeridas por el predictivo,  se forma esta bella prosa robot:

“La inteligencia artificial es la que te espera en la calle con el celu a las corridas en el trabajo y no te deja dormir en la noche”


8 COMENTARIOS

  1. Son geniales estás respuestas
    a los dos días de agosto
    en el trabajo de las horas extras
    en la cama de la mañana
    y no me gusta la gente.

    (????)

  2. Muy buena la nota de la instalación de las dudas porque hay que hacerle más cosas de la misma canasta de la casa para que nadie te diga que no se olviden.

  3. la inteligencia artificial es una herramienta de control que permite decidir si la persona puede hacer un pedido para que se me ocurrió algo que no se puede hacer

  4. La inteligencia artificial es el que está bueno para entender cómo está tu familia y me dijo que no se puede hacer nada pero en la noche y no me deja entrar.
    Keeeeeeeee?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí